Nueva Pagina Web


Nos mudamos a una nueva y mejor pagina
Te esperamos en elpiquetero.org


lunes, 28 de junio de 2010

A 8 años de la masacre del Puente Pueyrredón, Para que no vuelva Duhalde, HAY QUE DERROTAR A LOS KIRCHNER


El Puente Pueyrredón es de los piqueteros. El kirchnerismo nos lo quiere sacar.

Para que no vuelva Duhalde,
HAY QUE DERROTAR A LOS KIRCHNER
Kirchner y Duhalde quieren rearmar al PJ para cerrar el Argentinazo.
Sin embargo, no cuentan con que la crisis capitalista mundial les va a patear el tablero.
Los piqueteros ya echamos a De La Rúa: ¡vamos por un segundo Argentinazo para barrer con los Kirchner, los Duhalde y toda la derecha sojera!
Hoy el movimiento piquetero está copando el Puente Pueyrredón como parte de la lucha por el juicio y castigo a los responsables políticos y materiales del asesinato de Darío y Maxi.
A diferencia del 24 de marzo (cuando tuvimos que pelearla para terminar haciendo el acto a un costado mientra los K acaparaban toda la Plaza) y del 25 de mayo (cuando toda la izquierda a
rgentina se negó a plantearle a los trabajadores la tarea de un contra-bicentenario obrero y socialista), este 26 de junio las organizaciones piqueteras independientes
nos hemos movilizado masivamente para denunciar la impunidad garantizada por Duhalde y los Kirchner y hemos defendido el puente frente a intento de sacárnoslo por parte de los piquetruchos kirchneristas. Es decir que, nuevamente, en el movimiento piquetero se concentran las reservas políticas y morales de los luchadores de todo nuestro país.


Los kirchneristas del MTD Aníbal Verón Daffunchio, del Movimiento Evita, La Cámpora, el Frente Transversal, la Organización Barrial Tupac Amarú dirigida por la puntera, patotera y burócrata de la CTA Milagro Salas, entre otros, empapelaron por todos lados y habían organizado su propio acto a las 14hs con la pretensión de apropiarse del Puente. Frente a esto, desde la TENDENCIA PIQUETERA REVOLUCIONARIA (TPR) decimos: no tienen ninguna autoridad política ni moral para hacerlo porque no estuvieron en el Puente el 26 o fueron cooptados por el mismo Kirchner que integra el PJ (el mismo partido en que está Duhalde) y que, en su propio gabinete, se encuentra uno de los principales responsables políticos del asesinato de Darío y Maxi: Aníbal Fernández. Por eso mismo, que renegados de la causa piquetera como Daffunchio pretendan robarnos el puente (y encima para dárselo a una patota kirchnerista) es una traición y, por lo tanto, es inaceptable. Era una usurpación política que había que derrotar irrevocablemente porque la sangre derramada no se negocia con los asesinos de nuestros compañeros. Por eso, que hoy el Puente sea nuestro, es una enorme victoria.

MIENTRAS DUHALDE ARMA BANDAS FASCISTAS CON PATOVICAS Y LA BUROCRACIA DE UATRE, LOS KIRCHNER REPRIMEN EN BARILOCHE, KRAFT Y ANDALGALÁ, ENCARCELAN A MARTINO Y CRIMINALIZAN LA LUCHA PIQUETERA DE GUALEGUAYCHÚ Y LA FUBA.

Los kirchneristas convocan su acto con la consigna “Clarín: la crisis no causó dos muertos. Fue la represión de Duhalde y Solá”. Sin embargo, no plantean el juicio y castigo para los responsables políticos, porque a la lista tienen que agregarle muchos funcionarios que hoy están integrados al kirchnerismo, con Aníbal Fernández a la cabeza. Por el contrario, como muy bien declaró Vanina Kosteki, “están utilizando este homenaje como parte de la interna del Partido Justicialista” (Clarín, 25/6). O sea que los K no tienen interés en buscar justicia sino en derrotar a Duhalde en las internas partidarias, de cara a las elecciones de 2011.

Precisamente por eso, porque no defienden a los piqueteros, no dicen palabra sobre la conspiración derechista contra los trabajadores que está organizando Duhalde: “quiere copiar la experiencia de ‘los tea party’ practicada por los republicanos estadounidenses” (La Política Online, 14/6). Aclaramos: los “tea party” lejos de ser inocentes fiestas de viejas chotas que se quejan son puntos de reagrupamiento de los más repodrido de la derecha conservadora norteamericana. Traducido al criollo, entonces, Duhalde quiere multiplicar espacios para reagrupar lo más reaccionario de la clase media argentina contra la clase obrera y en particular, contra su vanguardia, el movimiento piquetero ocupado y desocupado. Mientras tanto, la conspiración duhaldista no termina acá: “Gerónimo Venegas, el jefe del gremio de los trabajadores rurales, selló una ‘alianza estratégica’ con el sindicato de patovicas” (ídem). Es decir que está armando bandas fascistas (grupos de choque) con la burocracia de UATRE y el sindicato de patovicas al mismo tiempo que organiza reuniones de derechistas para reagrupar a lo más repodrido y anti-obrero de la política argentina. Esto, al mismo tiempo que apoyó la propuesta de Bergoglio de crear “un sistema integral de seguridad pública y defensa común” (Salta21, 22/6), unificando los ministerios de seguridad interior y defensa y que propuso “sacar al Ejército a la calle para educar a la juventud”. O sea que propone la militarización de los conflictos para reprimir a mansalva a los luchadores. Básicamente, que se repita a escala de todo el país la Masacre del Puente Pueyrredón.

Mientras Duhalde prepara esta ofensiva derechista, son los Kirchner quienes quisieron arrebatarnos el Puente Pueyrredón y son los Kirchner los que atacan desde el gobierno la lucha piquetera a nivel nacional. El gobierno de Río Negro, principal responsable de los 3 asesinatos en Bariloche, es radical K. Para que quede absolutamente claro el aval y la complicidad de los Kirchner, ahora mandaron a la gendarmería después de la enorme pueblada que se produjo contra los asesinatos. Lo mismo hicieron en Andalgalá, en defensa de las mineras contaminantes. En el verano, Scioli y los Kirchner reprimieron a los trabajadores de Kraft que estaban cortando la Panamericana contra los despidos. En Gualeguaychú, el gobierno nacional se presentó como querellante contra la asamblea, acusándola por “homicidio culposo, además de amenazas agravadas, daños a bienes públicos, intimidación pública, apología del delito, atentado contra la vida democrática, sedición y resistencia a la autoridad” (La Nación, 10/6). Roberto Martino está preso a partir de un allanamiento completamente trucho, por ser el principal dirigente de una organización que se movilizó para repudiar al sionismo. Quieren meter presos 50 días a los estudiantes de la UBA que organizaron cortes de calle en apoyo a Kraft. Sobre los dirigentes de Quebracho pesa una condena de más de 3 años por haber escrachado un local de Sobisch, el asesino de Fuentealba. Los estudiantes de la FUBA están procesados por la lucha por la democratización. Esto, al mismo tiempo que el gobierno de la Ciudad le está abriendo causas penales a los secundarios de la CUES (Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios) por la ocupación del Ministerio de Educación de la Ciudad para reclamar calefacción y reformas edilicias, es decir, no pasar otro invierno cagándose de frío. Evidentemente, los Kirchner no tienen nada que envidiarle a Macri y Bullrich en materia de reprimir a los luchadores. De hecho, como dice el cantito, el gobierno “popular” es el gobierno con más presos por luchar. Esa es la verdad sobre el gobierno “de los derechos humanos”.
Lo que tiene que quedar claro, entonces, es que mientras Duhalde se está preparando por atrás para aplastar a los piqueteros, los Kirchner hacen todo lo posible por terminar ellos mismos con la lucha piquetera. Es decir que el kirchnerismo es el que le abre paso a la derecha, porque ambos quieren cerrar la etapa abierta por el Argentinazo.

7 AÑOS DE KIRCHNERISMO PREPARARON EL TERRENO PARA QUE DUHALDE VENGA POR NOSOTROS. POR ESO, LOS DOS QUIEREN CERRAR EL ARGENTINAZO.

Esta ofensiva contra los piqueteros forma parte del intento de los capitalistas de cerrar una etapa política y abrir otra. Quieren derrotar el Argentinazo y evitar que emerja en medio de la crisis capitalista una alternativa de poder de la clase obrera. Por eso, es importante entender que Kirchner y Duhalde no son sólo apellidos sino que expresan distintas etapas políticas.

Duhalde pretendió derrotar el Argentinazo desarrollando una política represiva que se expresó en la Masacre del Puente Pueyrredón. Las enormes movilizaciones posteriores a la Masacre le impusieron una derrota a Duhalde y lo obligaron a pegar un viraje: tuvo que convocar a elecciones anticipadas para desviar la rebelión popular. Fue allí que Kirchner emergió capitalizando la oposición popular al menemismo y poniéndose a la cabeza del desvío. Es decir que Duhalde expresa la etapa política represiva y Kirchner la etapa política marcada por el desvío del Argentinazo. Desvío que fue posible producto de la recuperación ficticia que tuvo la economía mundial a partir de 2002 gracias al acople chino-norteamericano (es decir, otro curro de que el capitalismo iba para adelante y que a duras penas duró 5 años hasta que estalló nuevamente la crisis capitalista mundial).

Durante los últimos 7 años, el kirchnerismo tuvo como principal objetivo reconstituir la autoridad política del Estado sobre la base de desarmar a la vanguardia piquetera que protagonizó la lucha durante los ’90, que preparó y dirigió el Argentinazo, y que derrotó a Duhalde en 2002. Para eso, cooptó a la FTV, a la CCC en sus primeros años de gobierno, a Barrios de Pie, a las Madres de Plaza de Mayo, entre otros. Al mismo tiempo, reforzó firmemente la regimentación de la clase obrera colocando a Moyano y a la dirección de la CTA, ahora en manos de Yasky, bajo su dirección política. Y a las expresiones de lucha independientes que mantienen vivo el Argentinazo en la situación política Argentina los reprime y persigue judicialmente. Por lo tanto, el desvío comandado por los K es simplemente la etapa preparatoria para una nueva ofensiva represiva, sobre la base de haber desarticulado a la mayoría de las organizaciones que prepararon la rebelión popular del 19 y 20 de diciembre.

Ahora, en el marco del nuevo estallido de la crisis mundial a partir de fines de 2007, se ha vuelto a abrir una crisis de poder al interior de la burguesía al mismo tiempo que se refuerzan las tendencias represivas para evitar que se desarrolle una alternativa revolucionaria de la clase obrera piquetera. Como expresión de esta crisis de poder la crisis política se está concentrando en la lucha entre Kirchner y Duhalde por ser el candidato presidencial del PJ. Es decir que mientras se disputan el poder a través de las internas del peronismo, intentan rearmar al principal partido patronal de la Argentina para abrir paso a una represión feroz a todas las expresiones políticas de lucha de los explotados. Quieren rearmar al peronismo que desde hace décadas es un cadáver insepulto, y que encontró en el movimiento piquetero a su sepulturero.

ARGENTINA ESTÁ EN EL OJO DE LA TORMENTA: LA CRISIS CAPITALISTA PUEDE LLEVARSE PUESTOS A LOS PARTIDOS PATRONALES. LA CLASE OBRERA DE GRECIA, FRANCIA, ESPAÑA, ITALIA, CHINA Y BOLIVIA PALPITA LA HUELGA GENERAL Y LA ARGENTINA SIGUE EN LA LISTA.

El intento de rearmar al PJ y reconstituir la autoridad política del Estado tiene patas cortas. La crisis capitalista mundial es el límite histórico objetivo de cualquier intentona de rearmar el régimen herido de muerte en 2001 por el Argentinazo. Todos ellos parten de la base de que Argentina va a salir adelante consiguiendo financiamiento de parte del FMI y los bancos imperialistas después del canje de deuda, cuando todas las bolsas se desploman por la crisis de las deudas en Europa, cuando toda Asia está en guerra civil, cuando los yanquis pierden en Afganistán; o sea, cuando la crisis mundial está despedazando cualquier perspectiva de estabilidad capitalista.

Al mismo tiempo, la clase obrera a nivel mundial está saliendo a luchar y a resistir la ofensiva capitalista. Los trabajadores de España, Italia, Grecia y Francia vienen de realizar huelgas generales contra los planes de ajuste de los gobiernos capitalistas. Los obreros chinos han salido a la cancha haciendo huelgas y piquetes por aumentos salariales, luego de que en 2009 les recortaran el salario brutalmente. En Bolivia, los trabajadores han impuesto a la Central Obrera Boliviana (COB) la convocatoria a una huelga general contra el gobierno de Evo Morales por un aumento salarial. Es decir que los K y Duhalde quieren salir a reprimir a los piqueteros mientras a nivel mundial la clase obrera empieza a hacerse piquetera.

LA LUCHA DE LA ALIMENTACIÓN, LOS AUTOCONVOCADOS DE TUCUMÁN, LOS SECUNDARIOS DE LA CAPITAL, EL POLO OBRERO DE EL DORADO Y LA PUEBLADA EN BARILOCHE MARCAN EL CAMINO. LA VANGUARDIA PIQUETERA TIENE QUE UNIFICAR ESTOS MOVIMIENTOS DE LUCHA PARA ORGANIZAR UN SEGUNDO ARGENTINAZO QUE CULMINE EN UN GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES.

En nuestro país, el Argentinazo todavía no se cerró. ¿Por qué? Porque los capitalistas no cerraron su crisis por arriba, porque por abajo siguen desarrollándose luchas que mantienen viva la tendencia revolucionaria que desembocó en la rebelión popular de 2001 y, de conjunto, vivimos en un permanente colapso económico, político, presupuestario, ambiental e, incluso, cultural. La historia reciente de la Argentina es el pasaje de una enorme crisis y una enorme lucha a otra. Nadie lo puede dudar. Es el caso de la rebelión en el gremio de la alimentación, que desbordó a la burocracia de Daer y le impuso la convocatoria a paros generales por un aumento salarial del 35%. Es el caso de los autoconvocados de Tucumán y Catamarca, que enfrentan a sus gobiernos kirchnerista y radical respectivamente, y que se montan sobre el enorme triunfo en la alimentación para exigir un 35%. Es el caso de los secundarios de la Capital, que objetivamente se colocan como un factor político independiente en la crisis política, planteando ¡Fuera Macri! Es el caso de los compañeros del Polo Obrero de El Dorado, que frente al encarcelamiento de uno de sus dirigentes se constituyeron en los organizadores de una enorme movilización popular contra la intendencia, conquistaron la liberación de Tato Zeretzki y 240 puestos de trabajo para compañeros desocupados, tarjeta social, bolsones de alimento, ayuda sanitaria, becas escolares, colchones y una mesa de trabajo para incorporar compañeros mes a mes. Es el caso del pueblo de Bariloche, que se movilizó contra el gatillo fácil y que enfrentó el asesinato de 3 de sus jóvenes exigiendo el desmantelamiento de la policía departamental, conquistando que se retiren temporalmente de la localidad.

La vanguardia piquetera, frente al fin de la etapa del desvío kirchnerista y su derrumbe terminal, tiene la responsabilidad de ponerse a la cabeza de todos estos movimientos de lucha detrás de una perspectiva que permita enfrentar la ofensiva derechista de los Kirchner y Duhalde, para evitar que cierren el Argentinazo y abrir paso a una lucha revolucionaria de los trabajadores.

CHÁVEZ, PINO SOLANAS Y LOS PIQUETEROS. EL DESAFÍO PROGRAMÁTICO DE LA VANGUARDIA PIQUETERA: SUPERAR AL NACIONALISMO BURGUÉS Y LUCHAR POR UN GOBIERNO DE LOS TRABAJADORES.

Por último, no podemos dejar de mencionar que la mayoría de las organizaciones piqueteras convocantes al acto del 26 de junio de los luchadores defienden, al mismo tiempo y de forma contradictoria, una orientación chavista (el famoso “socialismo del siglo XXI” que no es más que un refrito del nacionalismo burgués vestido de rojo) y, en el cuadro político nacional, tienden a alinearse detrás de Pino Solanas (el ala izquierda de la derecha sojera). Es el caso del Frente Popular Darío Santillán, la CCC-PCR, el MST, entre otras. Es en este mismo sentido que avanzó fuertemente La Mella en la UBA (en un frente con Barrios de Pie, la CCC y el Polo) y que el FPDS expulsó al PO, PTS y MAS del frente que tenía la conducción de la FULP y se terminó quedando sólo con Barrios de Pie. O sea que asistimos a una etapa donde el chavismo y sectores afines a Pino Solanas comienzan a disputar la mayoría del movimiento piquetero y estudiantil que se mantuvo independiente y de pie después del 2001.

Esto, compañeros, es el reflejo más contundente del desarme de la vanguardia piquetera impulsado por el kirchnerismo. La realidad es que Chávez, al mismo tiempo que administra una devaluación que golpea a la clase obrera de su país porque licua sus salarios, apoya al gobierno anti-piquetero de los Kirchner. Su iniciativa de formar una V Internacional es simplemente el intento de extender la regimentación que impone a la clase obrera venezolana a través del PSUV a otros países, incluyendo Argentina. Es, al mismo tiempo, un intento para extender las redes comerciales del estado capitalista de Venezuela. Por lo tanto, Chávez se constituye como una corriente nacionalista burguesa que intenta valerse del movimiento obrero para comerciar en mejores condiciones en el mercado mundial. Mientras, ataca las condiciones de vida de los explotados. O sea que choca de lleno con la naturaleza histórica del movimiento piquetero que está llamado a acabar con la subordinación política de los trabajadores a variantes nacionalistas.

En la crisis política argentina, Pino Solanas no expresa una posición independiente sino que por el contrario se la pasa sirviendo de ala izquierda entre los Kirchner y la derecha sojera. Votó contra la 125 pero después apoyó la Ley de Medios. Estuvo contra el canje de deuda pero planteó en 2009 que se podía pagar deuda con reservas del Banco Central. Su oposición al canje, sin embargo, no implica que defienda el no pago de la deuda: plantea que hay que pagar la deuda externa “legítima” y “legal”. El seguidismo a Pino Solanas por parte de las organizaciones piqueteras chavistas expresa su carácter vacilante frente a la crisis política y su oposición a plantar al movimiento piquetero en defensa de la lucha por un gobierno de los trabajadores. Y esto como mínimo porque recordemos que, más allá de las “vacilaciones” Pino mantiene expectativas en poder montar un armado electoral con los sojeros y capitalistas de Juez y Binner de cara a 2011. ¿Independientes? No. ¿Luchadores? Tampoco. Sus aliados son rabiosamente pro-patronales. El propio Pino, de hecho, se candidatea en los medios “para ser gobierno” junto a los capitalista ¿y la liberación nacional y social? Bien gracias…

Por lo tanto, la clase obrera piquetera y los luchadores tenemos que sacarnos de encima al chavismo y al pinosolanismo. Lejos de ser una supuesta expresión deformada de la independencia política o una necesaria transición política hacia una alternativa revolucionaria, el chavismo y Pino Solanas son el camino directo hacia la integración política al Estado.

Los piqueteros tenemos que tener memoria: recordemos, una vez más, que nuestro movimiento hunde sus raíces históricas en la enorme pueblada del Santiagueñazo de 1993 y que, frente al pueblo insurrecto, Pino Solanas ¿qué hizo? ¿lo apoyo? No, sencillamente votó junto a Menem la intervención federal. Por lo tanto, entre Pino Solanas y el movimiento piquetero hay un río de sangre insalvable. Él está de un lado y nosotros del otro. La situación política nos plantea, por lo tanto, romper con cualquier ilusión democratizante y reformista. La avanzada represiva que preparan contra nosotros nos exige retomar las tareas que nos dejó pendientes el Argentinazo: barrer con el peronismo, con el conjunto de los partidos patronales, y poner en pie un gobierno de los trabajadores.

Nosotros, los militantes de la Tendencia Piquetera Revolucionaria no estuvimos en el Puente Pueyrredón, por el simple hecho de que empezamos a militar después del Argentinazo. Nosotros somos pibes de entre 15 y 25 años que nos formamos viendo luchar al movimiento piquetero. En el Puente Pueyrredón habrán muerto Maxi y Darío pero gracias a ellos nacimos nosotros a la lucha revolucionaria. Este Puente nacimos y, si es necesario para ganar, en este Puente también queremos morir nosotros.
Sin embargo, si bien no estuvimos nosotros fuimos formados por quienes sí estuvieron y prepararon con su intervención política toda la década de luchas obreras que lo precedió: nos referimos al Partido Obrero y al Polo Obrero, organizaciones a las cuales pertenecimos hasta hace un año y cuya tradición política defendemos, por haber sido el partido político piquetero que en el Argentinazo planteó una perspectiva socialista y revolucionaria a la clase obrera. Es decir que somos hijos del Argentinazo y nos formamos en la organización que concentró lo más avanzado de la vanguardia obrera piquetera de este país. La organización que se puso a la cabeza del Bloque Piquetero Nacional y que, de forma tenaz, combatió ANT tras ANT contra las variantes de cooptación impulsada por el Bloque Matancero (CCC y FTV) y cualquier provocación democratizante para boicotear la unidad política revolucionaria de la clase obrera piquetera.

Por eso, a casi exactamente un año de nuestra expulsión, seguimos reivindicando férreamente esa enorme tradición política piquetera y revolucionaria. Sin embargo, la dirección del Partido Obrero nos expulsó porque peleamos en su XVIII Congreso (y en el XIX ya desde afuera) para que el PO defendiera la lucha por un gobierno de los trabajadores en este marco de crisis capitalista mundial y crisis de poder en Argentina – cosa que la dirección del PO rechazó terminantemente. Ahora, nos dijeron, el problema es otro: la crisis plantea un programa “anticapitalista” (es decir, en oposición a la alternativa obrera y socialista) que, en pocas palabras, significa dejar para la propaganda la lucha por el poder y establecer alianzas que terminan abriendo paso a los chavistas y pinosolanistas al interior del movimiento piquetero y el movimiento estudiantil en lugar de combatirlo frontalmente. El anticapitalismo, que se opone estratégicamente al socialismo porque no lucha por el poder obrero, termina abriendo paso al nacionalismo y al reformismo entre los luchadores. Ese es el ABC que hasta hace unos meses nos repetía el propio Altamira. Sin embargo, el anticapitalismo es la nueva estrategia del Partido Obrero.

En oposición a este giro “anticapitalista” del PO, desde la TPR confíamos y luchamos férreamente porque el movimiento piquetero apele a todas las conclusiones que conquistó en ya casi dos décadas de luchas obreras y logre superar a su dirección revolucionaria en descomposición. Nosotros, los de la TPR, creemos que los piqueteros tenemos una oportunidad porque ya hemos visto como la clase obrera se colocó como vanguardia no sólo contra Duhalde y la derecha sino, fundamentalmente, contra los De La Rúa, la democracia capitalista y los Pino Solanas. Se encuentra en la propia génesis del movimiento piquetero aplastar tanto las variantes democratizantes de centro-izquierda como las represivas de derecha. El desafío político está concentrado, por lo tanto, en resolver las cuentas pendientes del movimiento obrero argentino con el nacionalismo burgués y el peronismo. De esto depende que los piqueteros podamos recuperar nuestra historia y nuestra independencia política para pelear por una estrategia de clase que nos permita oponer una alternativa revolucionaria a los Duhalde y a los Kirchner.

Este es el desafío estratégico que tiene delante de sí la vanguardia piquetera en el marco de la crisis capitalista mundial y el posible cierre del Argentinazo: organizarse para conquistar la independencia política del conjunto de la clase obrera en un combate frontal contra el nacionalismo burgués de los Kirchner y por un gobierno de los trabajadores. Es para luchar por este programa que convocamos a todos los piqueteros a romper con las variantes patronales, kirchneristas, sojeras, pinosolanistas, chavistas, autonomistas o anti-capitalistas y construir una auténtica TENDENCIA PIQUETERA REVOLUCIONARIA.

26 de junio de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada